Icono del sitio Federación Patronal Seguros S.A.

Alimentación sana. Consumo de frutas en el verano

Aportan una gran cantidad de nutrientes y son ideales para los días de altas temperaturas. Cuáles son los beneficios de incorporarlas a nuestra dieta diaria y obtener una alimentación sana.

 

La llegada del verano favorece el consumo de productos de estación frescos como frutas y verduras. Y más aún después de los excesos que suelen darse durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo al momento de ingerir alimentos.

Para sentirse confortable y liviano durante la temporada estival será necesario adecuar hábitos, teniendo en cuenta también cuáles son nuestras necesidades alimentarias. Las frutas pueden ser las aliadas perfectas para enfrentar el verano evitando los golpes de calor y los malestares que provoca el comer alimentos “pesados” y en exceso.

Entre las verdades asociadas al consumo de frutas se puede decir que aportan una cantidad importante de antioxidantes. Estos compuestos neutralizan los radicales libres, ayudando a nuestro cuerpo a combatir el estrés oxidativo que es la causa principal del envejecimiento.

Asimismo las frutas poseen un elevado contenido de hidratos de carbono, comúnmente presentes bajo la forma de azúcares mono y disacáridos (glucosa, fructosa y sacarosa). También brindan un importante aporte vitamínico (vitaminas A, C, B1, B2, B6, ácido fólico) y mineral (potasio, calcio, hierro, magnesio, zinc, sulfatos, fosfatos, sílice y cloruros). Las frutas aportan fibras (celulosa) y pectinas. Casi todas tienen un alto contenido de agua que va desde un 80 y 95 por ciento.

 

Aquí te mostramos cuales son los beneficios de las frutas más comunes para una alimentación sana

 

Su valor en calorías es menor, con un alto contenido de fibra soluble, la que colabora en la disminución del colesterol y la glucosa en la sangre. Contribuye activamente en el desarrollo de la flora intestinal. Posee alto contenido de vitamina C, que ayuda a la formación de colágeno y glóbulos rojos, fortalece huesos y dientes, y favorece la absorción del hierro de los alimentos. El ácido cítrico tiene la capacidad de elevar el accionar de la vitamina C, favoreciendo la absorción intestinal del calcio y facilitando la eliminación del ácido úrico del organismo.

 

La manzana aporta estabilidad intestinal al cuerpo gracias a la cantidad de fibra que contiene, unos 5 gramos por pieza. De esta manera ayuda a prevenir enfermedades como la diverticulitis, entre otras. Nos ayuda a reducir el colesterol gracias a la pectina que contiene y sirve también para mantener los niveles de insulina gracias a que libera azúcar y elimina metales como el mercurio y el plomo. Es altamente rica en vitamina A y C, fósforo, calcio y hierro. Contiene una gran cantidad de potasio ayudando así al corazón.

Debido a su contenido en fósforo es un alimento con valores sedantes, ayudando a conciliar el sueño. Por su contenido en catequinas y quercetinas, las manzanas protegen contra la acción de los radicales libres por lo que tienen propiedades anticancerígenas.

 

Son ricas en antioxidantes, la mayor parte de ellos, ubicadas en las semillas. Aporta fibra y minerales como potasio, magnesio y manganeso, también aportan flavonoides y son una excelente fuente de vitaminas C, B2, B6, E y ácido fólico o B9.

 

Esta típica fruta estival es la que posee más alto contenido de agua: casi un 93 por ciento. Por ello brinda beneficios refrescantes e hidratantes. Posee una alta graduación en nutrientes como la vitamina A, clave para la piel y mucosas.  Su alto contenido en licopeno y su capacidad antioxidante ayuda a reducir las posibilidades de sufrir enfermedades cardíacas y arteriales.

 

Una taza proporciona el 130 por ciento del consumo diario recomendado de vitamina C y el 76 por ciento de la dosis sugerida de manganeso. Asimismo, contiene bromelina, una mezcla de enzimas conocida por sus propiedades antiinflamatorias y su capacidad para digerir proteínas. Debido a su alto contenido de fibra se suele incluir en las dietas para bajar de peso, ya que su ingesta genera una pronta saciedad.

 

¿Cómo deberíamos comer la fruta adecuadamente para aprovechar al máximo los nutrientes que nos brindan?

 

Para ganar en salud es necesario adoptar costumbres positivas para nuestro organismo. Una alimentación sana rica en frutas y verduras puede dar cuenta de ello.

De esta manera te vas a sentir mejor y podrás disfrutar del verano a pleno.

#SiempreJuntoAVos

Salir de la versión móvil